No te prometo nada.

Te juro no prometerte nada que no puedo cumplir,
Ni rimas con sentido,
Ni sueños bien dormidos,
Ni sentimientos confundidos,
Ni un „te amo” al oído,
Ni nada de lo que te pido y tus labios ya no pueden oír.

Te juro no jurarte amor eterno antes de morir,
Ni almas gemelas que siempre se buscaron,
Ni estos manos que al final se encontraron,
Ni estos ojos que por otros lloraron,
Ni estos latidos que casi nos mataron,
Ni nada de lo que los enamorados podrían recibir.

Te juro no dejarte esperarme para siempre así enamorado,
Ni prometer mirar el cielo conmigo a tu lado,
Ni viajar en caravana, escalar el Corcovado,
Ni cansar tus ojos lindos con algún triste fado,
Ni llegar sin avisar y dejarte callado,
Ni nada de tus pensamientos por los cuales te he amado.

No te prometo y no te juro nada,
Fui una sirena como dije, un sueño inspirador,
Fantasma de la muerte, niña enamorada,
Mujer flor o desastre, quizás el último amor.

Lasă un răspuns

Completează mai jos detaliile tale sau dă clic pe un icon pentru a te autentifica:

Logo WordPress.com

Comentezi folosind contul tău WordPress.com. Dezautentificare /  Schimbă )

Fotografie Google

Comentezi folosind contul tău Google. Dezautentificare /  Schimbă )

Poză Twitter

Comentezi folosind contul tău Twitter. Dezautentificare /  Schimbă )

Fotografie Facebook

Comentezi folosind contul tău Facebook. Dezautentificare /  Schimbă )

Conectare la %s

Acest site folosește Akismet pentru a reduce spamul. Află cum sunt procesate datele comentariilor tale.

Creează un site web sau un blog la WordPress.com

SUS ↑

Poemas del Alfalfa

escritos en el corazon

marcellocomitini

il disinganno prima dell'illusione

SOLEDALIA

Lecturas, viajes, impresiones... un lugar para reflejar los auténticos valores de la vida, el amor y la amistad

El Fisgón de Anaga Der Schnürffel von Anaga

Sostenibilidad, ecología y medio ambiente

Angela Dalmar

madre de las mariposas

ECOLED

Sans lumière, la vie devient juste une étoile.

Fantasía poética

Fanzine. Poesía.

Artsuflet

Sufletul este precum o carte ce așteaptă să fie citită.

%d blogeri au apreciat: